FrikArte

Barcelona cierra las puertas del Japan Weekend 2012


María Cristina González Represa 12 marzo, 2012 0
Barcelona cierra las puertas del Japan Weekend 2012

Este fin de semana, Barcelona acoge su Japan Weekend, festival de manga, anime, videojuegos y cultura japonesa que también tiene lugar en otras ciudades como Madrid, Valencia, Granada y Lisboa.

El lugar escogido para la celebración del evento ha sido La Farga, en L’Hospitalet de Llobregat. Es el mismo recinto donde se celebró en octubre de 2011 la última edición del Salón Manga de Barcelona, que a partir de ahora pasa a un nuevo emplazamiento. Desde ahora, el Salón de octubre tendrá lugar en el Recinto de la Fira, en la Plaza de España, mientras que La Farga será desde ahora el escenario del Japan Weekend. El lugar está bien escogido: es amplio, tiene cerca un centro comercial y numerosos bares para los largos descansos, y la parada del metro está justo detrás, así que es fácil acceder. Sin embargo, este evento se ha enfrentado sin éxito a un problema de espacio al que la organización del Salón ya supo responder: el problema de ubicar los escenarios. En un Salón del Manga o evento similar, el ruido es siempre excesivo debido a la música, los juegos, el griterio… Eso dificulta la realización de concursos como el de cosplay (disfraces) o el de karaoke, o la combinación de estos con otras actividades en las que el sonido es vital, como el videojuego de baile DDR. Para evitar la confusión de sonidos y que todas las actividades pudieran realizarse correctamente, en el Salón pusieron el escenario para concursos y la sala de proyecciones en sendos edificios a parte. Aquí, los escenarios (porque son varios) estaban en el mismo recinto que las tiendas y que todas las actividades. La entrada algo cara, pero por los packs de regalos que se ofertaban, merecía la pena.

Uno de los escenarios durante la celebración del concurso de cosplay

Siendo la primera vez que se realiza aquí el Japan Weekend, el espacio que se les había permitido para la realización del evento fue mucho menor de la capacidad real, así que es lógico tener que emplazar todas las actividades en una misma ubicación. Sería deseable, sin embargo, que en los próximos años el espacio se viera ampliado ante la afluencia de visitantes y se les permitiese aquí también un espacio aparte a los escenarios, porque de lo contrario es complicado intentar entender el audio en el concurso de cosplay, o a veces simplemente hablar con la persona de al lado sin dejarse la garganta.

En este sentido, puesto que esto se debe a problemas de espacio y que los que otorgan el mismo son personas ajenas a la organización del evento (más bien son los responsables de La Farga), demos nuestro voto de confianza a la organización de la Japan por al menos haberlo intentado. Pero lo que sí podemos criticar de dicha organización es que la información y la señalización eran terriblemente deficientes. En todo Salón puede encontrarse a la entrada un puesto de información donde reparten volantes y trípticos con los horarios y ubicación de las actividades y donde te dan algo de información general sobre el evento, incluso pudiendo muchas veces apuntarte a las mismas actividades. Aquí no sólo no estaba en un lugar estratégico, sino que ni siquiera había rastro del mismo, ni tras preguntar a miembros del staff. En el stand de una asociación de cultura japonesa comentaban que mucha gente se pasaba por allí a preguntar creyendo que eran información. Así que, una vez en el evento, era bastante complicado conocer el horario de las actividades. Si bien la ubicación de algunos se podía deducir tras dar un paseo por el recinto, era difícil encontrar la sala de proyecciones. ¿Estaba en el mismo recinto en una sala aparte? ¿Estaba en otro edificio? Al final uno encuentra la sala de proyecciones en mitad del recinto: un stand más sin ningún tipo de aislamiento acústico. Y ahí se celebran conferencias varias: sobre géneros como las Magical Girls, últimos lanzamientos en música y cine, y sobre cultura asiática.

Así que era fácil llegar tarde a cualquier concurso. Por poner un ejemplo, la cantante de pop japonesa Yuuki Nanami daba varios conciertos a lo largo del día. Para saber el horario había que ir (o más bien encontrar) a su stand de firma de discos. El horario, por cierto, no fue el indicado, debido de problemas de sonido que tardaron bastante es ser arreglados, cosas del directo. La propia cantante hacía referencia a ello tras una pequeña entrevista en exclusiva para Frikarte.

La música fue uno de los principales elementos del Japan Weekend. Además de los conciertos de las cantantes de pop Yuuki Nanami y Kumisolo y del músico de shamisen (una especie de guitarra tradicional japonesa) Keisho Ohno(y algunas chicas españolas que seguían el modelo idol), hubo diversas proyecciones de videoclips y stands con información sobre grupos musicales e idols (jóvenes cantantes y modelos). Se confirma en este evento la tendencia de la que se venía hablando en el mundillo “otaku” desde hace un tiempo. Y es que tras años de un panorama musical claramente japones, dominado por los conjuntos de pop y por los estravagantes rockeros del “Visual kei”, lo que viene pegando fuerte este año es el llamado Kpop (pop coreano), por oposición al japonés Jpop.

En las numerosas tiendas se comienza a notar la influencia de Corea del Sur

Las banderas de Corea del Sur comienzan a llenar los eventos junto a las japonesas, los videoclips coreanos y los japoneses se alternan en las proyecciones y este año en el Japan Weekend hemos podido incluso ver un stand de una asociación para la promoción de la cultura coreana, Han-a, en un ambiente donde este tipo de asociaciones siempre habían sido exclusivamente japonesas. Corea del Sur está cada vez más de moda debido a su música, su cine y su cultura juvenil y cada vez más jóvenes se interesan por esta potencia asiática.

Hubo además concursos varios como el de karaoke, el de cosplay, el de doblaje… Se agradece el de doblaje tras la mala organización que tuvo el Salón de octubre, donde se suspendió el concurso pocos minutos antes de empezar por poca previsión. Y no es la primera vez que ocurre, ya pasó anteriormente en el Encuentro del Cómic de Sevilla. Es, en fin, un género no muy popular y no muy cuidado dentro del mundo de los eventos “frikis”.

En cosplay cabe destacar la celebración de la Yamato Cosplay Cup 2012. Para los que no lo conozcan, el cosplay (costume + play) consiste en disfrazarse de algún personaje de manga, anime o videojuego y realizar, ya sea sobre el escenario o simplemente para hacerse fotos en los pasillos, una pequeña actuación imitando al personaje. La Yamato Cosplay Cup es un concurso internacional de cosplay en el que se enfrentan representantes de diversos países para competir en cuanto a disfraz más elaborado y complejo, realizado a mano por los propios participantes; y la mejor performance. En los distintos salones del manga que se están realizando este año en diferentes ciudades de España se están eligiendo a los concursantes que representarán a España. Pues bien, el ganador de la final nacional, que tiene lugar en Barcelona, se irá a representar a nuestro país a la final internacional, en Brasil.

Participantes con cosplay de la serie Slayers (Reena y Gaudi)

Más modestos fueron otros concursos como el de karaoke o como el de dance, consistente en bailar canciones de Jpop o Kpop, individualmente o en grupo, algo bastante de moda entre aficionados a la música en general, pero también entre los seguidores de la moda urbana “gyaru”, que además contaban con un stand de peluquería y maquillaje. Música, tribus urbanas, culturas… todo está muy relacionado y las aficiones y actividades están hechas para todos los gustos. Por eso es recomendable pasarse por ahí aunque uno no sea un entusiasmado del manga o el anime. Seguro que puede encontrar algo que le guste entre el amplio abanico de entretenimientos posibles. Será por eso que cada vez estos salones atraen a más cantidad de gente y con perfiles de edad y gustos cada vez más diversos.

Los videojuegos, por ejemplo, tuvieron dos stands, afortunadamente separados para una mejor comprensión. Por un lado se podía jugar a torneos o partidas libres con los tradiciones juegos de consola (Tekken 6, Super smashbros brawl, Soul calibur 5, Dragon Ball Ultimame Tenkaichi y Naruto Ninja Storms 2). Por otro, el famoso juego de baile DDR se vio remplazado por el similar juego Parapara Paradise (lo mismo, pero con manos y pies, más difícil). A tenor de la popularidad del baile japonés Parapara, este videojuego se ha hecho cada vez más famoso y ha tenido también su concurso .

Tampoco podían faltar las mesas con torneos de cartas como las Magic o las Yu-gi-oh!, así como juegos de mesa japoneses como el Shogi o diversos talleres de dibujo, manualidades, origami (papiroflexia), etc. La lista de talleres, actividades, charlas y diversos entretenimientos es tan larga que es imposible asistir a todos y hay que elegir según los gustos de cada uno. Además, ha de quedar tiempo para ver las decenas de tiendas que se extienden por el recinto. Si bien en el Salón de octubre destacaba, en tanto que salón y no simple festival, la presencia editorial que usa el evento como plataforma de lanzamiento de sus novedades, esa presencia ha sido más bien escasa aquí.

Pero miremos el lado bueno, mientras que escaseaban ese tipo de tiendas ha habido una impresionante afluencia de tiendas menores en las que jóvenes creadores vendían sus propios cómics, póster y fanzines, con personajes propios e inventados; mientras que otros tantos vendían accesorios y complementos de fabricación casera y artesanal con una calidad bastante impresionante. Si en años anteriores, y esa es la tónica general en las tiendas físicas salvo contadas excepciones, la moda se centraba en lo gótico y oscuro, estos puestos tiraban más por las modas urbanas: Lolita, Decora, Steampunk, etc… Hablar de ellas daría para otro reportaje, pero aviso al lector: hay que conocerlas porque están pisando fuerte y cada vez son más habituales en estos eventos. En definitiva, una oportunidad magnífica para que los jóvenes dibujantes y diseñadores se den a conocer.

L'Atelier, stand de artesanías de moda urbana steampunk

En conclusión, un evento algo desorganizado en algunos aspectos esenciales, pero entretenido por lo general. La recomendación: ir con amigos, dejarse atrapar por el ambiente y participar en todo lo posible.

facebook comments:

Escribir respuesta  

Conéctate desde la web, facebook, twitter o gmail para escribir un comentario.