FrikArte

[Opinión] Confesiones de una adicta


Marien López Fernández 16 mayo, 2012 8

Hola, me llamo Marien y soy adicta.

Me presento ante todos vosotros dispuesta a confesar mi adicción porque me he convencido de que los secretos, cuando una se desenvuelve en universos paralelos, como es mi caso, son perjudiciales y enredan el desarrollo intertextual de tal modo, que no es imposible que se terminen confundiendo los términos y los avatares. Y así, al final, por un error de concentración, por grabar en (G:) lo que debería ir en (H:) tu hija se entera de que te lo hiciste con su novio, es un decir, y tu hijo que su novio te lo quiere hacer a ti (otro decir más).

En fin, que no merece la pena andar con secretos en la globosfera, esa corrala vocinglera, porque se arriesga una a pagar un peaje mucho más caro que si te expones a su escrutinio con la cara lavada y la cerradura del cinturón de castidad bien oxidada.

Pero es que además no quiero confundir al personal, a pesar del avatar de la dama romana y el sobrenombre de lobavieja, soy tan friki como lo pueda ser cualquiera de Frikarte.

 Y puestos en esto de la sinceridad debo confesar que tal vez este afán redentor se me haya desatado este fin de semana    al contemplar los sufrimientos de Montgomery Clift en “Yo Confieso “ de Alfred Hichcock” . Me ha recordado algo evidente, que los secretos siempre terminan por descubrirse y que si una sola persona conoce tu debilidad terminará aprovechándose de ella.

Pero basta ya de prolegómenos, sin más dilación, sin propósito de enmienda y sin dolor de corazón…

Yo confieso que he visto tropecientas veces los ciento cuarenta y cuatro capítulos emitidos hasta hora y que algunos como “The man in the fallout shelter”,  “Two Bodies in the lab”, “The Baby in the Bough”, “Double Death of the Dearly Departed” o “The Critic in the Cabernet”, los he visto tropecientas elevada a la enésima potencia, a saber: en las tardes lluviosas cuando me siento melancólica; en la noche de mi cumpleaños, cada año, año tras año, durante los últimos siete, mientras el resto de los habitantes de mi casa duerme y yo a solas quiero ser feliz un rato; cuando viene de visita mi exsuegra, para recompensarme por mi paciencia; siempre que televisan un partido del siglo, Real Madrid-Barcelona o viceversa o una boda del siglo o viceversa.

Y que conste que no lo hago porque sienta una afinidad especial con el F.B.I, a pesar que reconozco su ingrata y dura labor (no peloteo, pero no olvido al Gran Hermano, por si acaso mejor tenerlos contentos).

Ni, válgame el cielo, para aprender a escribir bestseller, copiando la técnica, al parecer única e intransferible, de la doctora; porque después de siete años escudriñándola y tres novelas en mi haber no he conseguido aún llegar a la lista de los más vendidos del New York Times. Un momento, cómo voy a llegar si ni siquiera he conseguido que un editor me lea.

Ni, Dios me libre, porque me haya convertido en una adicta al gore (¿o sí?) y contemple sin desagrado bisecciones de cerebros, gusaneras pastando en las cuencas de los ojos, estómagos reventando por los gases de la putrefacción y arrojando, cuan tormenta veraniega, granizadas de heces, pitones vomitando dedos a medio engullir y todo ello mientras degusto la cena.

Ni porque envidie los modelazos de cóctel con los que la jefa al mando se viste para abrir muertos. La mía, que dirige un concesionario de coches deportivos, se compra la ropa en un chino. Aunque en algo nos parecemos, la forense, no mi jefa, tanto a ella como a mí nos zurren las tripas por la mañana temprano.

Ni mucho menos porque vaya a comprarme un Toyota. A veces ocurre que a pesar de la adicción, el adicto conserva un ápice de cordura, y no obstante de la burda promoción seguiré conduciendo el mío, un Mercedes-Benz  SLK 200.

 Ni porque el “rey del laboratorio”, el científico loco, doctor en bichos, lodos y plantas, de lustrosos rizos rubios y ojos de océano al atardecer, suelte sus defligisterizing, Tachymosis y Franklangellacum como quien recita la tabla de los reyes godos. Ni porque crea como él en las teorías de la conspiración, que por cierto ninguna se ha demostrado falsa

Ni porque me solidarice con la nueva Edison, en realidad una reencarnación del olvidado Nikola Tesla, teniendo, como aún tiene, después de siete años, sus inventos pendientes de reconocimiento por la oficina de patentes, que más parece el Negociado de Circunloquios del que habla Dickens en la Pequeña Dorrit, que la de la mayor potencia industrial y comercial del mundo.

Ni lo hago porque durante todos estos años me hayan convencido de que la ciencia es maravillosa, como nos enseñó el profesor Bunsen Jud, también conocido como el Colega de la Ciencia. O porque considere como un bushido particular el código de los científicos, observar, analizar, deducir, o porque durante todos estos años haya aprendido cosas tan útiles para el devenir diario como:

- que el vino comenzó a fabricarse en Persia 6.000 años A.C. y en China 7.000, era de arroz, vale, pero era vino, o…

- que la teoría evolutiva dice que los recién nacidos se parecen más al padre durante su primer año de vida porque así tienen menos posibilidad de ser abandonados, o…

- que una sandia tiene la misma densidad que una cabeza humana. O qué cráneo se pronuncia Skaalee en noruego, o…

Ni tampoco, a pesar de lo que pueda aparentar, porque sea amante de la razón pura, ni por que crea antes en los hechos que en los sentimientos, como la doctora, que mantenía (hasta esta última temporada) encerrados los suyos en una caja de regalos de Navidad (la que no abrió cuando sus padres la abandonaron); ni porque sea un ser super super inteligente, porque si algo ha quedado demostrado durante estos siete años es que la inteligencia no garantiza nada y que los impulsos y los deseos del animal que nos habita la obligan (a la inteligencia) a claudicar.

Y no, no lo hago, que no, que no, por extasiarme contemplando el perfil de emperador romano    del coprotagonista, el macho alfa de la manada, o por pasarme tardes enteras intentando descifrar el sistema numérico de base 60 por el que se rige, para mí que es sólo sentido común y por eso la doctora no puede descifrarlo; ni porque se me caiga la baba cada vez que mira a cámara y en sus ojitos diminutos baile el agua; no por su sonrisa de pillo, de niño perdido que necesita protección, aunque con los años haya perdido su espíritu festivo y se haya vuelto más cazurro y oscuro. No, que no, que no lo hago porque su apófisis acromial sea perfecta ni mucho menos porque sus espermatozoides tengan la movilidad suficiente (2,8 millones en 3 mililitros) para fundar su propio país.

Ni porque fuera en su momento tan moderna que aparentemente cambiara los roles de género. La racional ella, él intuitivo. La liberal ella, él pudibundo y estrecho. La atea ella, él católico, apostólico, romano y practicante. Reputada profesional ella, él un anónimo y subordinado funcionario. Ella la necesitada de paraísos fiscales para ocultar sus ingresos, él que apenas le llega el sueldo para comida y alquiler. No.

 Y además, tan laudable propósito no ha durado, que todo era un espejismo, que al final han vuelto a lo de siempre, la primacía de la biología y el género. Un ejemplo incontrovertible, los últimos capítulos. A la doctora, como a mí, le dijeron “Si no tienes hijos quién podrá estar orgulloso de ti” y yo, como ella, mujeres al fin y al cabo, caí en la trampa y claro, ahora, nuestras prioridades han cambiado y nuestro raciocinio anda parejo con el de una loba.

Ni porque no haya duda en cuanto al final de la serie. No puede ser otro que el que se anticipó en “Double Death of the Dearly Departed”, aunque me pica la curiosidad de si la doctora ha cumplido su promesa y aparecerá el cadáver congelado. Lo cierto es que sea el que sea, las adictas lo aceptaremos con la resignación cristiana que el autor ha querido para toda la serie.

Entonces por qué. ¿Por qué me he convertido en adicta? ¿La verdad? Porque a pesar de mi educación y mi razón soy una romántica. Porque hace siete años cuando estaba en horas bajas, muy bajas, me encontré con el cadáver de una chica, no, no tenía nada que ver con los huesos que encontramos en mi casa cuando era niña, ésta tenía el cráneo machacado por un martillo y la había asesinado su novio porque estaba embarazada y hacía peligrar la carrera de su jefe, un senador de los Estados Unidos que se la estaba tirando. ¡Cómo lloraba yo aquella noche! Hasta que mirando la televisión una imagen me atrapó, ésta.

        

Sí, un hombre atractivo corriendo detrás de una mujer. Mismiticamente como me ocurrió a mí antes de decir sí, salvo que mi hombre, olvidando sus promesas, ya sólo perseguía niñitas de veinte.

Y aún aceptando que no sólo el romanticismo me ha traído hasta aquí y que tanta pasión no tenga su punto de locura, no puedo aceptar, sin elevar una protesta, que esté en camino de convertirme en una fanática, estilo Robert de Niro, ni siquiera que se me considere obsesionada con la serie. No, de verdad que no. Pienso que lo es sólo cuestión de buen gusto. No obstante, ante el temor al chantaje de quienes no sepan apreciarlo, hoy, ante todos vosotros lo confieso:

Soy adicta a Bones.

Gracias por escucharme

 P.D. Aunque no lo vaya a leer, va por usted, mister Hanson, para que nos dé unas cuantas temporadas más, y le reconozco como un devoto seguidor de las máximas del capitán Swosser (el personaje de Dickens) porque muy sabiamente hace uso de la que dice:

“Cuando se calienta la brea nunca se la puede calentar demasiado”

 Y aquí seguimos las adictas esperando nuestra dosis semanal, siempre disfrutando, siempre insatisfechas. ¡Ah!, perdone por lo del Buscador, lo hemos hecho por su salud, no lo queríamos tan atareado.

facebook comments:

Escribir respuesta  

Conéctate desde la web, facebook, twitter o gmail para escribir un comentario.

8 Comentarios  

  1. legolas69 69 16 mayo, 2012 a las 1:49 PM -

    Resulta curioso la cantidad de adicciones nuevas que te encuentras hoy en día. Yo que pensaba que la mas rara era la que tengo yo, “al mus”. Claro que ahora que caigo, y como mi pseudónimo permite ver, soy adicto a J.R.R. Tolkien.
    En fin:

    Marien, te queremos y apoyamos. ¡¡ No estás sola !!

  2. legolas69 69 16 mayo, 2012 a las 1:54 PM -

    Por cierto, me gusta la imagen o logo de Marien.

  3. Sara 16 mayo, 2012 a las 4:17 PM -

    Impresionante post, Marien. Como ya te he dich por twitter, me lo guardo porque en cuanto lo he leído me parecía que podría haberlo escrito yo, porque las dos compartimos la adicción por Bones y me reconozco en muchas de las cosas que has escrito.

    Qué bueno es saber que hay más gente que es adicta a lo mismo que tú :)

  4. Marien López Fernández
    Marien López Fernández 16 mayo, 2012 a las 4:49 PM -

    Gracias a todos por vuestra comprensión, no sabéis cómo ayuda. Gracias, pero que conste que no voy a dejarlo.

  5. JavierMelendez 16 mayo, 2012 a las 5:47 PM -

    Me he quedado sin palabras.

    A mi me atraparon hace mucho Temperance Brennan y Seeley Booth, sin quererlo.

    Otros procedimentales los ves y no quieres volver a verlos porque sólo es un juego intelectual. Bones es un romance con toques policiacos.

    Magnífico artículo.

  6. Pilar Baena
    Pilar Baena 16 mayo, 2012 a las 8:36 PM -

    Si eres capaz de traducir esto se lo paso a Hanson.

  7. Adicta: que está dominada por el uso de alguna droga o por la afición desmedida a ciertos juegos.

    No te preocupes Marien, ayer me dejaron un panfleto en el parabrisas del coche en el que anunciaban una finca para solucionar todo tipo de adicciones, ya te lo pasaré. Pero mucho me temo que no tienes el más mínimo interés por que te curen de tu adicción ¿verdad?.

    He de confesar que Bones me parece una serie entretenida, pero como me lo puede parecer “Castle” o “El Mentalista”, por poner un par de ejemplos en los que los protagonistas son una pareja que se dedican a resolver asesinatos, de hecho en “Castle” sus protagonistas también mantienen una especie de relación que no se sabe con el tiempo hacia dónde se dirige.

    ¿Hay razones objetivas por las que “Bones” pueda considerarse mejor que las otras dos series que te he comentado? ¿Qué te parecen “Castle” y “El Mentalista”?.

    TE LEO.

  8. Hola de nuevo:

    Estaba releyendo tus confesiones cuando al terminar una frase he sentido curiosidad, me he ido a google y he sentido la necesidad de compartir lo que he encontrado.

    La frase en cuestión acaba así: “….porque sus espermatozoides tengan la movilidad suficiente (2,8 millones en 3 mililitros) para fundar su propio país.”

    Resulta que según la concentración de espermatozoides en el semen, éste se clasifica en normozoospermia cuando la concentración supera los 20 millones de espermatozoides por mililitro y en oligozoospermia cuando no llega a esta concentración, a su vez hay oligozoospermia de distintos grados, he de descubrirte Marien que, según los datos con los que cuentas, la Oligoxoospermia de Hanson no llega a grave (2 millones de espermatozoides más o menos), se queda en moderada (menos de 10 millones y más de 2 millones por mililitro).

    Pero bueno, no creo que esto le quite un ápice de su encanto, más aún a los ojos de una BONES-ADICTA y como terminaba la película de CON FALDAS Y A LO LOCO: “Nadie es perfecto”.