FrikArte

Urgencias, Saving Hope y eso lo he visto yo en Anatomía de Grey


Pilar Baena 9 junio, 2012 2
Urgencias, Saving Hope y eso lo he visto yo en Anatomía de Grey

Echo de menos Urgencias. De todas las series de médicos habidas y por haber, me parece, sin lugar a dudas, la mejor de todas. Vale, que sus últimas temporadas no eran tan magníficas. Yo despedí la serie con la muerte del personaje de Romano. La serie ya era bastante aburrida, pero la mala leche del médico me hacía gracia. Con su muerte, ya no quedaba ni eso.

Los fans de esta serie han vivido varios momentos claves en los que han tenido que decidir si continuar o no. La primera fue la marcha de George Clooney. Su pediatra Doug Ross volvía locos a más de uno. Era un personaje carismático y profundo. Y el físico de Clooney ayudaba (aunque yo sea de las que lo ven atractivo y no guapo), su relación con Carol Hathway enganchaba a los románticos y sus continuos desafíos a la autoridad lo hacían un personaje GRANDE, así con todas las letras.

Sus desafíos fueron a más y a más. Yo que ya en mis inicios empezaba a darme cuenta de cómo funcionaba la tele, sabía que la famosa estrella acababa por abandonar la serie y mientras veía los episodios que emitía TVE de MADRUGADA, otra vez con todas las letras, me di cuenta de que todos estas peleas de Ross con sus jefes era una manera de justificar su salida.

Tuvo un final más que decente. Fue despedido, pero él era el que acababa ganando. Todos entendíamos sus motivos y hubiésemos hecho (o nos gustaría) lo mismo que él en esas situaciones.

La serie que ha estado siempre con idas y venidas de personajes, no sufrió realmente hasta la muerte de Mark Greene. Para mí, Mark era Urgencias. Quise a ese personaje como una tonta. Anthony Edwards bordó un personaje al que creíamos, con el que sufríamos y finalmente nos partió el corazón.

Su último día de consulta siempre lo recordaré. Lo vi la víspera de reyes, casi me da algo llorando. Cuando se despide de una niña pequeña que le explica lo de Orion in the sky y le dice eso de: “Gracias por ser mi última paciente”. Acabé durmiendo abrazada a la almohada mientras lloraba. Este episodio fue tan doloroso que cuando llegó el capítulo de su muerte no me quedaban lágrimas.

Durante un tiempo pensé en abandonar la serie ahí, pero decidí seguir porque aún me quedaba Carter. Carter es en realidad el espíritu de la serie, por mucho que para mí lo fuese Mark. Michael Crichton basó este personaje en él mismo y con él empezamos la serie. El paso de los años ha sido la maduración de este personaje. Lo vimos en su primer día, un novato al que le quedaban muchas cosas que aprender y que tendría que lidiar con la dureza del Dr. Benton.

Carter y su relación con Benton evolucionaron. Cater cometió miles de errores y Benton pasó de su mentor a su amigo. Cuando Noah Wyle dejó la serie yo ya la había despedido hace tiempo, pero sin él, la verdad es que nunca entendí que siguieran.

Finalmente regresé para el episodio especial donde nos reencontrábamos con Doug y Carol. Fue un episodio muy emotivo porque yo me sentía como Doug cuando preguntaba por antiguos compañeros y las chicas nuevas no sabían quién era nadie. También por la relación indirecta entre Carter y ellos.

Pero todo se acaba y el final de Urgencias que tendría que haber acabado mucho antes, por fin llegó. Creía que no me emocionaría pero al ver a todas esas caras tan queridas, todos unidos para despedir esta gran serie, pues sí, lloré. Pero lo que más me llegó fue la entrada de Rachel Greene.

Rachel era la hija de Mark. Tuvo una relación complicada con su padre cuando era adolescente, pero ahora que ya no estaba con ella, había aprendido de él. Rachel seguía los pasos de su padre, quería salvar vidas como él, quería ir al County General donde su padre se sentía como en casa, donde ella se sentiría como en casa.

Cuando entra y dice quién es, ves la mirada de Frank y se te parte algo. (Es más, acabo de buscar la escena y se me han saltado las lágrimas).

Por cosas como estas me repatea en lo más hondo los sucedáneos posteriores. House nunca fue Urgencias, ni lo quiso ser. Pero Anatomía de Grey sí que quiso considerarse como una heredera. Pero donde Urgencias compaginaba las historias emocionales de los personajes con el drama médico de forma magistral, Anatomía de Grey se queda en una serie sentimentaloide que tiene más de drama romántico, tirando a telenovela. Urgencias era una serie sobre médicos que tenían problemas personales, Grey’s es una serie de gente con problemas personales que da la casualidad de que son médicos.

Sin embargo es lo que parece triunfar. Por ello después de tantas temporadas, aparece su spin off Private Practice, otra telenovela donde otra vez, casualmente sus personajes se dedican a la medicina. Pero no contentos con esto, aparece Mercy. Un drama esta vez de enfermeras.

Esta serie no duró mucho y siempre he pensado que se debió a su gran parecido con la serie de ABC. Si los personajes de Mercy los colásemos en Grey’s no nos daríamos ni cuenta.  Nunca entendí para qué hacer una serie igual.

Por eso me sorprende que lo hayan vuelto a hacer y es que Saving Hope lo nuevo de Erica Durance (Smallville) no es más ni menos que un episodio de Anatomía de Grey. Pero uno en concreto.

Some kind of miracle es el nombre del capítulo donde Meredith que está a punto de morir se encuentra con los espíritus de algunos pacientes que fallecieron en el hospital. Uno de esos espíritus es el de Denny que cuida de Izzy pero que no puede contactar con ella. Un episodio bastante bueno y eso es lo que han debido pensar los de la NBC que han copiado este episodio para su nueva serie Saving Hope.

Alex y Charlie son dos médicos que se acaban de casar. El día de la boda sufren un accidente de coche. A pesar de que al principio, él parece estar bien, se desmaya y entra en coma. Pero Charlie no abandona el hospital, su espíritu sigue allí y se encuentra con que no está solo. Él intentará ponerse en contacto con su mujer de alguna forma cuando descubre que un niño que estuvo a punto de morir fue capaz de ver que seguía allí.

He visto el primer episodio y no es nada especial. Es un poco Anatomía de Grey, sobre todo ese episodio del que he hablado anteriormente y un poco Entre Fantasmas. Además puede que sea difícil engancharse a una serie donde sus dos protagonistas no podrán comunicarse. Cuando episodios como estos han surgido, se quedan en eso, un episodio y por algo será. A no ser que entre los fantasmas que merodean a Charlie creen uno interesante y que continúe en la serie de forma regular, le veo poco futuro.

Porque si Charlie sólo contacta con personajes episódicos (que en la mayoría de las series suelen ser poco o nada interesantes), considero que va a ser una serie bastante incómoda de ver.

Hace falta un nuevo drama médico, pero en vez de apostar por formatos ya más que reutilizados, hay que innovar. House era la única producción que últimamente aportaba algo de frescor a la temática pero con su marcha sólo quedan series romanticonas, que enganchan pero son más placer culpable que otra cosa.

facebook comments:

Escribir respuesta  

Conéctate desde la web, facebook, twitter o gmail para escribir un comentario.

2 Comentarios  

  1. Brendo Walsh 10 junio, 2012 a las 10:19 PM -

    Nunca entenderé la chorrada del Facebook de no dejar comentar como página, ¿por qué no puedo comentar como OyeClaro!? ¡Lo de Brendo Walsh es una tapadera! En fin…

    Gran post, he recordado muchas cosas de ER. Doug era grande, pero yo tb era MUY de Mark, esa honestidad, ese saber estar siempre, yo era muy de su relación con Susan, por cierto… que Susan me encantaba al principio, pero cuando volvió varias temporadas más tarde me parecía un poco pánfila, ¿cambió ella o cambié yo?

    Carter es genial, ¡lo que ha vivido ese hombre! Me encantó como repite con otro personaje el monólogo que tuvo Mark con él, la charla de su primer día. Gran detalle.

    Las 2 últimas temporadas, especialmente la última, fueron flojísimas. Aunque siembre había cosas que rascar: John Stamos, algún cameo guay, alguna trama explosiva… siempre había algo. Ay, madre, ¡qué ganas de volver a verla!

    • Pilar Baena
      Pilar Baena 11 junio, 2012 a las 1:35 AM -

      Ains lo de set the tone…qué manera de emocionarnos con esos recuerdos a las primeras temporadas. Lo de Susan es que ella gustaba por ese eterno quiero y no puedo con Mark. No era una relación muy descarada pero estaba ahí y cuando vuelve como ya Mark está súper pillado, pues no tenía la misma gracia.

      Una pega que tiene esta serie es que muchas veces basaban los personajes femeninos por las relaciones que tenían. Susan en las primeras temporadas se salvaba porque con la trama de su hermana y todo eso, demostraba ser un personaje muy bueno. Pero cuando le quitabas eso, pues adiós. A la que le pasó eso fue a Elizabeth que empieza la serie liada con Bento y después con Mark y cuando acaba sola aburría más que las persianas.

      Recuerdo que Alex Kingston decía que la habían echado porque ahora querían jovencitos, pero la verdad es que su personaje ya no aportaba nada. No era culpa de ella, pero no había otra cosa que hacer.

      La única que salió un poco del paso fue Julianna Margulies, pero también estaba siempre recordando a Doug y hablando de él.