FrikArte

[Reportaje] GRAND THEFT AUTO, una saga con mayúsculas


Marta Tajuelo Martín 29 julio, 2012 0

Hoy, y teniendo en cuenta el anuncio que se ha hecho oficial esta semana (podremos disfrutar de GTA III en nuestra PS3), me veo en la obligación de rendir homenaje o simplemente hablar de  una de las sagas que más nos han influenciado a todos tuviéramos la edad que tuviéramos, Grand Theft Auto.

¿Quién podría olvidar GTA San Andreas, GTA III o el Vice City? Hablo de estos tres porque probablemente son los que más hemos jugado todos. Pero como sabemos, ha habido unos cuantos más títulos de la saga. Sin embargo, no todo ha sido un camino de rosas para los títulos de los chicos de Rockstar. A lo largo de toda su existencia, han tenido que soportar una serie de críticas relacionadas con la violencia o el sexo latente en todos sus títulos. De eso quería hablar.

Una de las características esenciales que hicieron que GTA se convirtiera en un juego único y original es el hecho de que tuviéramos completa libertad en todos nuestros movimientos por la ciudad en la que el juego se desarrollaba. Es cierto que teníamos una serie de misiones que cumplir, pero dentro de eso no teníamos un tiempo establecido para decidirnos a hacerlas ni nada por el estilo. En la mayoría de los títulos podríamos irnos a una bolera, irnos de compras, atracar negocios, pegarnos con la gente, robar coches o contratar los servicios de una señorita de la calle. ¡Eso sí que es libertad!. Y luego, cuando nos aburríamos de hacer eso, las misiones que teníamos que cumplir para completar el juego, estaban a nuestra completa disposición.

Creo que ese es el gran éxito de los títulos de GTA, la posibilidad de hacer lo que te diera la gana y cuando te diera la gana, haciendo que el juego fuera infinito, así como sus posibilidades. Por ese motivo, tanto jugadores habituales de videojuegos como jugadores ocasionales podían disfrutar de San Andreas (por ejemplo) con la misma intensidad, cada uno a su manera. A mí me encantaba cumplir las misiones, porque completar el juego era mi objetivo. Pero no tenía precio salir de tu casa y comenzar a “liarla” hasta que vinieran los S.W.A.T. Un día me propuse lo siguiente: ¿a ver cuánto aguanto sin que la poli me pille? Y así también se disfruta mucho del juego.

Yo entiendo que sociológicamente este juego tuviera sus controversias, porque el modelo que se da en el juego es de un tipo que siempre tiene relación con el negocio de las drogas, que tiene armas, que puede matar a cualquiera, que está libre de la aplicación de la ley (porque si eras hábil y lograbas escapar de la zona de influencia de los servicios de seguridad podías escapar de la justicia sin ningún problema), que se iba de putas (perdón por la expresión)… Vamos, todo un modelo a seguir (irónicamente hablando). Pero es que yo siempre he defendido la idea de que hay que distinguir entre la vida real y los videojuegos, el cine, las series… En definitiva, distinguir la vida real de la ficción. Es verdad que ahora mismo, después de lo que ha pasado en Denver durante el estreno de The Dark Knight Rises, esta hipótesis parece totalmente inútil y poco creíble, pero yo he jugado a unos cuantos juegos “violentos” y aún no he cometido ni el más mínimo delito (sí, he dicho aún). Hay que saber distinguir.

Pero no es la primera vez que el cine o los videojuegos provocan una respuesta violenta por parte de algún fan. Una vez un tipo mató a un taxista para ver si podía robarle el coche y escapar de la policía como hacía en el GTA. Le pillaron a los 5 minutos. El año en que La Naranja Mecánica se estrenó, el índice de criminalidad en EEUU aumentó. ¿Casualidad o realmente la película tuvo la culpa? También se ha culpado a la música de Marilyn Manson o de Tupac de las actitudes violentas de los jóvenes de su época.

Grand Theft Auto no es el único título de una actividad de ocio que sufre las consecuencias de los análisis sociológicos de los expertos (y de los que no son tan expertos). Yo al menos he tenido que escuchar alguna vez que por qué jugaba a ese juego (era el GTA) con lo violento que era y que además era un juego de chicos. A día de hoy soy una chica de lo más normal, con una vida de lo más normal, con mis estudios, mis normales aficiones, mi familia, mis amigos, mi chico… Digamos que no me ha afectado jugar a estos juegos durante mi adolescencia y que al menos en mi caso, ese tipo de hipótesis acerca de la mala influencia del ocio en las personas son falsas. Yo no digo que no tenga que ver, pero es cierto que en muchas ocasiones quieren echar la culpa a este tipo de actividades porque es lo más fácil.

Aun así y a pesar de las críticas que pudo, puede y podrá tener GTA, esta es una de las mayores, más míticas y mejores sagas de videojuegos de todos los tiempos. Y como esta es mi opinión, imaginaréis que estoy FELIZ de poder disfrutar de las entregas de estos juegos en mi PlayStation 3.

facebook comments:

Escribir respuesta  

Conéctate desde la web, facebook, twitter o gmail para escribir un comentario.