FrikArte

Los cómics son para el verano (y todo el año) en el aniversario de Colophon


Pilar Baena 2 agosto, 2012 0
Los cómics son para el verano (y todo el año) en el aniversario de Colophon

El centro de expansión cultural Colophon (plaza Jesús Nazareno 13, Cádiz) está de aniversario. Para celebra una fecha tan señalada han decidido realizar varias actividades culturales y una de ellas ha sido una charla sobre cómics a la que hemos asistido.

José Luis Vidal nos hizo un recorrido por los mejores cómics que podemos leer estos meses de verano. Para empezar, como no podía ser de otra manera, se mencionó a The Walking Dead. “No es la típica historia de zombis” comenta Vidal de la serie que es editada en España por Planeta de Agostini. Aunque si verdaderamente te gusta él género o si ya has indagado un poco en la historia, a lo mejor te interesa los volúmenes integrales de recopilación que también se están comercializando. Además de las historias cuenta con entrevistas, páginas inéditas y con la idea original que se vendió a la editora.

De esta serie, Vidal destaca su protagonismo coral y que en este caso los zombis sean algo secundario “Los protagonistas son los humanos, ellos son los muertos vivientes” A lo largo de la serie, estos supervivientes van perdiendo la humanidad que tenían.

Para los amantes de la novela negra, también tenemos una historia interesante. Se trata de Parker una adaptación que realiza Darwin Cooke de las novelas de Richard Stark. Parker es un ladrón que busca venganza por la traición de su compañero y de su mujer, por la cual fue detenido por la policía.

Vidal nos comenta que el estilo de Cooke en esta obra, recuerda a las películas de animación y que no hacen falta casi diálogos para entender lo que pasa.

Luego pasamos a Habibi de Craig Thompson. Se trata de una historia de amor entre dos niños, una joven esclava y un niño al que adopta. A lo largo de los años, ambos van creciendo y se crea una atracción. Lo interesante de esta serie es que une las historias tradicionales árabes con la actualidad y además hace referencias a fragmentos del Corán. El estilo es muy recargado y sus páginas están llenas de belleza.

En un terreno más cómico tenemos a Wimbledon Green que como si de Charles Foster Kane se tratase, tenemos que imaginarnos la vida de este curioso coleccionista de cómics, a través de las palabras de aquellos que lo conocieron en persona. Green es el mayor coleccionista de cómics del mundo, tiene muchos enemigos que la desean, pero lo más impactante de todo es que nadie sabe cómo ha podido a lo largo de los años adquirir una tan preciada colección. Vidal comenta que ninguno de los cómics a los que se hace referencia en la serie existen en verdad. El estilo de esta serie recuerda mucho a los clásicos del cómic y podría pasar por una serie antigua, pero lo cierto es que su autor, Seth, tiene fobia a los avances tecnológicos y ni siquiera tiene acceso a Internet.

En Mister Wonderful de Daniel Clowes, volvemos a encontrarnos con un personaje peculiar. Marshall es un personaje solitario e introvertido del que la gran parte de lo que conocemos son sus pensamientos. No habla demasiado y lo que dice muchas veces no corresponde con lo que piensa. Entra también en cuestión el personaje de la chica, Natalie. Ella también es bastante solitaria e introvertida y ambos se dan cuenta de que han encontrado a alguien con quien conectar, a su manera claro. Vidal comenta que el estilo de Clowes suele recordar a David Lynch con sus personajes extraños, aunque en este caso su Mister Wonderful sea de los más normales con los que nos podemos encontrar.

Hablamos además de historias japonesas como la recopilación de Historias cortas de Satoshi Kon o El almanaque de mi padre de Jiro Taniguichi donde un hombre viaja hasta su pueblo natal con motivo del fallecimiento de su padre. Allí tendrá que investigar su pasado familiar y algunas lagunas de memoria que no le hacen reconocer cómo fue en realidad su infancia.

Entrando en el tema de las novelas autobiográficas nos encontramos con dos autores, uno es David B de Francia con Epilépticos donde relata su vida de tal manera que no esconde nada. Cuenta lo bueno y lo malo de su familia y en algunos casos retrata a su madre rindiéndole por haber contado cosas que no debía. También en el terreno nacional tenemos a Paco Roca que además de la famosa Arrugas, publicó hace un tiempo Memorias de un hombre en pijama donde se autoretrata y además cuenta cómo fue su infancia. El curioso título que da a este cómic se debe a que de pequeño cuando le preguntaba qué quería ser de mayor, su ilusión era la de trabajar en pijama, algo que con el paso del tiempo ha conseguido.

Sin embargo, tenemos otra historia que destacar de Roca. Se trata de El invierno del dibujante. Se trata de una obra histórica que relata el abandono de la editorial Bruguera por parte de cinco dibujantes (Guillermo Cifré, Carlos Conti, Josep Escobar, Eugenio Giner y José Peñarroya) y su intención de abrir una nueva revista llamada Tio Vivo, proyecto que fracasó finalmente. Las condiciones de Bruguera, comenta Vidal, eran muy restrictivas, “era más bien un trabajo de fábrica que artístico” y además los autores de los personajes perdían sus derechos en beneficio de la editorial.

Paco Roca ha trabajado en la documentación de esta obra y a través de declaraciones y entrevistas a personas que vivieron estos hechos, ha podido recrear la historia.

Así que os proponemos todos estos números que podéis adquirir tanto en Colophon como en La librería La Clandestina de Cádiz. ¿Cón cuál os quedáis?

facebook comments:

Escribir respuesta  

Conéctate desde la web, facebook, twitter o gmail para escribir un comentario.