FrikArte

[Crítica] Pulseras Rojas Season Finale: Emoción y travesuras aptas para adultos


Marián Ariza 18 septiembre, 2012 0
[Crítica] Pulseras Rojas Season Finale: Emoción y travesuras aptas para adultos

Hace tan solo un par de meses que os dábamos nuestra primera impresión sobre Pulseras Rojas, la serie de Albert Espinosa que no solo ha emocionado a Spilberg (gracias Antena 3 por tan creativo slogan) sino también, a millones de españoles. Y es que, tal como comentábamos tras visionar ese primer episodio en el que algunos conocíamos a actores tan carismáticos como Àlex Monner, coincidimos, después de su Season Finale, en que Polseres Vermelles es un canto a la vida que no se recrea en el drama sino en la forma más valiente y positiva de plantar cara a la vida.

Con un aire completamente diferente al que nos tiene acostumbrada la ficción española, la serie llegó a nuestros corazones con ese primer episodio gracias a las jóvenes estrellas que completan su elenco y gracias a los perfectamente dibujados personajes de Espinosa. Unos personajes que han ido evolucionando durante los 13 episodios que componen su primera temporada, en lo personal y en lo clínico.

Hemos visto cómo algunos de los “pulseras” iban superando sus enfermedades y seguían su camino, mientras otros se quedaban en él, siendo incapaces de superar la enfermedad que los arrastró al hospital.  Hemos visto primeros besos y besos no dados. Sonrisas y rabietas. Y, sobre todo, mucha esperanza y un claro mensaje de ánimo y apoyo a niños que, como le ocurrió al creador de la serie, tienen que pasar y vivir parte de su infancia encerrados en un hospital.

Y aunque la acción de la serie transcurra en un hospital, cabe destacar que, al contrario de lo que sucede en otras series de este tipo, los protagonistas no han sido los médicos, sino los niños y las típicas vivencias y ocurrencias de preadolescentes. ¡Si hasta hemos vistos ángeles de la guarda y vampiros! Eso sí, con diálogos, frases lapidarias y una magia que hacen de Pulseras Rojas una serie completamente apta e irresistible para adultos.

En cuanto al final de la temporada, estaba claro que, desafortunadamente para nosotros y afortunadamente para ellos, algunos de nuestros protagonistas iban a tener que dejar el hospital. Tan solo Lleó y Roc (un aplauso para ese Nil Cardoner que se ha pasado doce capítulos en una cama y haciendo de voz en OFF) tienen que alargar su estancia. Pero ojo, quizá eso no signifique que no vayamos a volver a ver a Jordi, a Cristina o al entrañable y dulce Toni. Quizá eso no signifique que no volvamos a ver a Ignasi. Y es que en una serie tan mágica como ésta cualquier cosa puede pasar.

¡Amunt polseres! Estamos deseando veros en la segunda temporada.

facebook comments:

Escribir respuesta  

Conéctate desde la web, facebook, twitter o gmail para escribir un comentario.