FrikArte

[Memory Card] Super Mario Land 2: Six Golden Coins


Mario Muñoz Merino 22 octubre, 2012 0
[Memory Card] Super Mario Land 2: Six Golden Coins
  • Graficos
  • Sonido
  • Jugabilidad

Bueno, bueno. Pues, como cada lunes, hoy os toca una nueva sección de “Memory Card“, una sección en la que os contamos los juegos que, queramos o no, marcaron un hito en nuestras vidas. Y hoy, como me toca a mi pringar, os voy a contar como me involucre en el mundo de los videojuegos. Todo comenzó en 1997: por aquel entonces gobernaba Aznar, aún seguíamos gastando pesetas, el Atlético de Madrid salia de ser de los mejores de Europa y un servidor observaba absorto como su hermano de 14 años recibía una Game Boy Pocket con el juego “Super Mario Land 2: Six Golden Coins“. ¿Que que es una Game Boy Pocket? Bueno, digamos que es la “hermana pequeña” con una liposucción de la Game Boy original; una máquina portátil que se comía las pilas AA como quien se come una bolsa de patatas Lays, una bestia que movía los juegos en verde, verde mas claro, verde un poco más oscuro y negro y una revolución para el juego portátil en la época de los 90. Una revolución que nos trajo juegos como el que hoy nos ocupa.

ARGUMENTO

Pero, centrémonos en lo que nos ocupa hoy: “Super Mario Land 2” fue la secuela del primer “Super Mario Land“; en nuestro escueto manual, encontramos la historia del juego: mientras Mario daba una lección a Tatanga en Sarasaland y salvaba a la Princesa Daisy, un viejo enemigo de Mario tomaba el control de Mario Land, el territorio que Mario consiguió al derrotar a Bowser en “Super Mario Bros.“. Ese enemigo no es, nada mas ni nada menos que Wario, un personaje parecido a Mario pero en una versión ”bizarra” de nuestro amado fontanero: avaricioso, envidioso, con una obsesión con los ajos y, en esencia, malo hasta la médula. Aprovechando la ausencia de Mario, Wario asalta el castillo de Mario y, usando las Seis Monedas Doradas, consigue  asaltarlo,  corrompiendo a todos los habitantes de Mario Land y a sus habitantes en el proceso.

Así pues, Mario tendrá que arreglarlo recogiendo las Seis Monedas, derrotar a los seis jefes que las protegen y retomar su castillo pateando el trasero a Wario. Así pues, tenemos 6 “mundos” que recorrer: Tree Zone, Space Zone, Macro Zone,  Pumpkin Zone, Mario Zone y Turtle Zone, así como varías zonas “bonus” y un Casino en el que podremos invertir nuestras monedas en items y en vidas. Cada zona se diferencia de las demás por tener una ambiente diferente: desde elementos de bosque a elementos subterráneos  submarinos o de corte… “juguetero” como en Mario Zone. En cada mundo, nos encontramos de 3 a 4 niveles, que tendremos que atravesar para seguir adelante. Y, claro está, al final de cada mundo, nos encontraremos a un Jefe que guarda una de las Monedas Doradas para acceder al Castillo de Wario.

JUGABILIDAD

Como no podía ser de otra forma, nos encontramos ante un juego simple en su manera de jugar pero que requiere de mucho tiempo para dominar. Como en todos los juegos de Mario, nos encontramos con diferentes power-ups que nos harán el camino hacia Wario más sencillo: aparte de los clásicos Champiñones, Flores de Fuego y Estrellas, se añade la Zanahoria, un ítem que nos hará flotar por un tiempo limitado mientras presionamos el botón A. Mario también tiene más movimientos de los que hace gala: tenemos el Sprint, que nos hace saltar más lejos y más alto que si saltamos estando quietos; también podemos Derrapar, para evitar a un enemigo o cambiar de dirección rápidamente y el “Salto Giro”, un salto con el que podemos eliminar a enemigos de un solo golpe o abrir caminos secretos para poder conseguir vidas extras o items.

Como ya he comentado, al tener varios “mundos”, tendremos que acostumbrarnos a los retos que nos plantea: por ejemplo, para acceder a Space Zone, tendremos que llegar a ella vía ”burbuja estratosferica”; ya arriba, nos enfundaremos un traje de astronauta, que nos permitirá desplazarnos por la superficie “lunar” de Space Zone a lo Neil Amstrong, dando brincos de varias decenas de metros. En Turtle Zone, tendremos que bucear y nadar evitando tiburones y erizos de mar agresivos, lo que hará que nuestro movimiento sea un poco lento. Eso si, si este juego os parece difícil  siempre podéis activar el “Easy Mode”, que reduce el total de enemigos en todos los mundos y los suaviza, para aquellos jugadores que lo cojan a la primera.

GRÁFICOS

El cambio gráfico da un estirón increíble desde “Super Mario Land”; pasamos de tener gráficos “de palo” como en el primero a escenarios y personajes más detallados y más “redondos”. El diseño de Mario fue rediseñado a lo bestia, con lo que se le veía por fin en todo su esplendor en la portátil de Nintendo: más redondico, más inmersivo, más parecido al “Mario” que tenemos hoy en día  Los escenarios también tienen un buen lavado de cara, puesto que la ambientación de cada Mundo requieren de escenarios claramente reconocibles: desde colinas “con ojos” hasta fondos espaciales o llenos de lápidas. Mención aparte merece Turtle Zone, que refleja perfectamente el sentimiento de estar dentro de un submarino o en el interior de una ballena, peleando por conseguir una de las últimas Monedas Doradas.

Los enemigos que nos encontramos también merecen una mención por el diseño que poseen, un lavado de cara de viejos enemigos que les da un nuevo aire. Los jefes finales, aunque un poco normalitos, son también memorables: Una versión de “los Tres Cerditos”, un Pulpo enorme, la bruja Sabasa y hasta el mismísimo Tatanga vuelve para vengarse del propio Mario. Y, como no, Wario también merece una mención especial. Aunque el primer diseño parezca un poco… raro, gracias a su aparición en SML 2, consiguió su propia linea de juegos y, como no, el cariño de los jugadores, que se vio recompensado en un montón de títulos para el solo.

SONIDO

Como en todos los juegos de Super Mario, tenemos una gama musical increíblemente adaptada a las posibilidades de la Game Boy y la Game Boy Pocket. Melodías simples en midi que sirven para que los jugadores a sentirse un poco más unidos al juego; cada mundo tiene su propia sintonía, lo cual hace que la aventura sea un poco amena. Los efectos de sonido también están a la altura de la portátil, si bien no escuchamos a los enemigos ni al propio Mario en todo el juego. El único que parece tener voz (o gruñido) es Wario, con un gruñido cuando nos enfrentamos a el… cuanto menos curioso.

Detrás de esta banda sonora, esta Kazumi Tokata, siendo este uno de sus primeros trabajos. Tokata es mayormente conocido por ser un compositor musical recurrente para Nintendo y el creador de la “Canción de Tokata”, una mini-canción que siempre anda incluida en cada juego en el que interviene. Tokata también ha participado en “Super Smash Bros. Brawl” o la saga “Animal Crossing”, donde esta caracterizado como el personaje K. K. Slider. Por lo demás, es una banda sonora digna de la época de los 90, que se ajusta perfectamente al gusto musical de los fans de Mario.

CONCLUSIÓN

En resumen, “Super Mario Land 2: Six Golden Coins” fue un gran juego; recibió muy buenas criticas y fue muy bien acogido por la comunidad nintendera de los 90. Dio pie a uno de los mejores “anti-heroes” que conocemos a día de hoy y nos recordó porque Mario es la mascota de la compañía de la “Gran N”. Si bien puedes pasártelo tranquilamente en una tarde, seguro que lo pasarás muy bien con este título; ademas, lo tienes en la eShop de Nintendo 3DS por un precio infimo. Así que, ¿a que estas esperando?

facebook comments:

Escribir respuesta  

Conéctate desde la web, facebook, twitter o gmail para escribir un comentario.