FrikArte

Yo plagio, tú plagias, todos ¿plagiamos?


albertoyoan 20 octubre, 2012 0
Yo plagio, tú plagias, todos ¿plagiamos?

Estoy hasta la coronilla de oír que alguien ha plagiado una obra, o que en determinados espacios como los blogs somos propensos a plagiar contenido. Hasta hace unas décadas nadie plagiaba a nadie y todo cuánto se producía en este mundo colapsado de información era cien por cien legal. ¿entienden el sarcasmo, verdad?

Con Internet ha renacido la preocupación por el plagio, sobre todo cuando cualquiera desde su casa puede escribir y decir al mundo cuánto sabe respecto a un tema o simplemente compartir una frase que le ha gustado. Con Internet, también nació la preocupación de las productoras, editoras y las multinacionales de muchos otros productos -que creíamos en nuestras manos, ilusos- por el Copyright, en español castizo Derechos de autor presentes en casi todo lo utilizable día a día.

Sé que el tan recurrido “Cortar y pegar” es un plagio más que denunciable, incluso no me gustaría que alguien citara como suyo alguno de mis trabajos, pero hay ideas que son repetidas de unos a otros y sería imposible no ver obras iguales. No obstante, lo preocupante no es tan solo el acto de plagiar, si no la apropiación por parte de medios y multinacionales de obras consideradas hasta hace poco de todos y que ante esto nos quedemos tan panchos. Llegará el día en que los signos de interrogación y exclamación, los puntos y comas tengan copyright. Suena de locos, pero por el camino que vamos, nada es descabellado.

Los medios repiten de un rincón a otro noticias de plagios y plagios y más plagios, bien de periodistas, bloggers o cualquier otra persona que por casualidad se le ocurrió citar en su tesis un artículo protegido por derecho de autor. Madre mía estamos fatal, no corre ni una idea nueva por nuestras venas. ¿Qué levante la mano quien no se ha apoyado en la idea de alguien con más autoridad, fama o prestigio para sustentar su tesis o obra? ¡Baja la mano Shakespeare!

No se libra ni Dios, aunque sí se libran esos mismos medios que hablan de plagio, pero no tienen ningún escrúpulo en hacer suyos reportajes, videos, fotos o cualquier otra noticia que enviemos a su redacción, incluso modificarlos, así lo plantea CNN en su iReport (original en inglés):

“…usted reconoce, otorga a la CNN y sus afiliados una licencia no exclusiva, perpetua y mundial para editar, transmitir, reproducir, utilizar, crear obras derivadas, sindicar, licenciar, imprimir, sublicenciar, distribuir y exhibir los materiales de otra manera que usted envíe, o cualquier parte de los mismos en cualquier forma y en cualquier medio o foro, ya sea conocido o que se invente en el futuro, sin pago alguno a usted o cualquier tercero.”

Al menos plantean que la licencia no es exclusiva de ellos, pues ya sería el colmo que siendo nosotros quienes les damos las noticias, también quieran quedarse con el contenido como suyo. ¿se imaginan pedir permiso por algo que es de nuestra autoría? Pues a ese colmo han llegado muchas editoras que no permiten compartir a los autores sus propios libros. Por no decir aquellos que quieren que los ciudadanos escriban e inviertan tiempo en sus medios sin ningún pago a cambio. Si hasta CNN lo dejó claro y yo pensaba que sólo era la versión española de El Huffington Post.

Sigo citando y espero no se considere plagio, en el Diccionario de la Real Academia Española definen plagiar como “Copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias”. O sea que cualquier medio de comunicación o editora, o quien sea que se atribuya como suyo un trabajo de alguien más estaría incurriendo en plagio. Así ni CNN, aunque lo aclare en los términos de uso de iReport se libraría de cometer plagio.

CNN al menos tiene la decencia en este espacio de dejar por escrito su uso de contenido de usuarios. No como otros, que utilizan cualquier video de YouTube como si fuera propio y no citan a quien lo subió. Y ahí caímos todos presos de la perspicacia de las trasnacionales, Google una más de ellas. Si protegen los derechos de autor, debería ser con la misma vara para todos, pero no en los términos de uso de YouTube, dejan bien claro que: 

“Al cargar o publicar Contenido en YouTube, Ud. estará otorgando: a favor de YouTube, una licencia mundial, no exclusiva, exenta de royalties y transferible (con derecho de sub-licencia) para utilizar, reproducir, distribuir, realizar obras derivadas de, mostrar y ejecutar ese Contenido en relación con la prestación de los Servicios y con el funcionamiento del Servicio y de la actividad de YouTube, incluyendo sin limitación alguna, a efectos de promoción y redistribución de la totalidad o de una parte del Servicio (y de sus obras derivadas) en cualquier formato y a través de cualquier canal de comunicación;”

YouTube asegura así una mayor divulgación de su contenido generado por usuarios, pero en la otra mano guarda el mazo para aquellos que infrinjan el derechos de autor de terceros, llegando incluso eliminar cuentas que reincidan en más de dos infracciones. Parece un trabalenguas y nos podemos perder entre tantas políticas de uso y términos, pero lo cierto es señor@s que lo que hacemos nosotros está desprotegido en un mundo donde el Copyright manda y mandan más los dueños de estos supuestos derechos.

La cultura, el arte, la literatura, el cine y todo lo relacionado con el entretenimiento se ha prostituido a cambio de unos millones. Por suerte, existen conocimientos que se niegan a venderse, aunque ya están en las sucias manos del copyright.

Hay otra definición de plagiar en la RAE y que me gusta más: “entre los antiguos romanos, comprar a un hombre libre sabiendo que lo era y retenerlo en servidumbre“.

¿Eso estarán haciendo con nosotros? Ahí lo dejo.

Si quieren más información sobre qué se puede o no considerar plagio, les recomiendo en el Manual de Estilo para Nuevos Medios unos consejos jurídicos del abogado Alejandro Touriño.

facebook comments:

Escribir respuesta  

Conéctate desde la web, facebook, twitter o gmail para escribir un comentario.